EL AYUNO INTERMITENTE

EL AYUNO INTERMITENTE

A la hora de desintoxicar nuestro organismo, pasamos por dos fases o etapas bien diferenciadas: una es remover toda la toxicidad que tenemos acumulada, y otra consiste en eliminar dichos tóxicos.

Ayunar de manera intermitente ayuda al organismo a eliminar toxinas de cara a su depuración mientras duermes.

Día a día, en nuestro cuerpo se van acumulando toxinas en nuestras células. Estas toxinas solamente se pueden remover con frutas, verduras de hoja de verde o germinados, todos crudos. En el momento en que comemos este tipo de alimentos, las toxinas empiezan a salir de la célula y se dirigen a la circulación sanguínea, pero no se eliminan, ya que solo se pueden eliminar en una segunda fase por medio de nuestros filtros de eliminación.

Hay que tener en cuenta que, cuando estamos haciendo la digestión, el organismo no puede encargarse de eliminar los tóxicos al estar ocupado con las labores digestivas. Es en el momento en el que este proceso termina, cuando empieza a desintoxicarse. El problema es que cuando se encuentra desintoxicando, suele ser también el momento en el que volvemos a tener hambre, y si no nos contenemos y volvemos a comer, estamos cortando el proceso de eliminación.

Es aquí donde entra en juego el ayuno intermitente, un proceso con el que se logra un equilibrio entre los tiempos de “remoción de toxinas” y de “eliminación”: hay personas que comen tres veces al día y al día siguiente, solo dos veces; otras personas solo comen una vez al día, etc. La clave reside en comer de un modo mucho más comedido y gradual, además de permitir al organismo determinados momentos de ayuno, dejando pasar un tiempo mínimo entre comidas, sin realizar ninguna actividad estresante ni que requiera una gran carga por nuestra parte, así como dormir un número de horas óptimo, de forma que permitamos al organismo llevar a cabo correctamente las tareas de eliminación.

Un buen hábito relacionado con todo lo que estamos comentando es cenar con suficiente antelación antes de ir a dormir. De esta manera, habremos hecho la digestión como es debido, y facilitaremos al organismo que haga sus procesos de depuración mientras dormimos. Y es que el momento más óptimo para el ayuno tiene lugar al dormir por la noche: el organismo aprovecha que no estamos ni trabajando, ni haciendo ejercicio, ni comiendo o haciendo digestiones, para sacar las toxinas a través de los órganos de eliminación como el hígado, los riñones, los pulmones y la piel. Es por eso que el ayuno es una parte esencial a la hora de realizar una limpieza hepática.

De esto trata el ayuno intermitente: es un periodo entre comidas que permite al cuerpo dedicarse a la depuración de las toxinas que han sido puestas en circulación debido a la ingesta de frutas, verduras y germinados, crudos.

Las frutas, verduras y germinados son excelentes para remover las toxinas, pero al mismo tiempo no puedes basar tu dieta exclusivamente en estos alimentos.

De ahí que sea tan necesario consumir la cantidad justa de frutas, verduras y germinados, crudos, ya que, si nos excedemos, lo que va a ocurrir es que estaremos poniendo demasiadas toxinas en circulación, y si, además, estamos estresados o no hemos descansado lo suficiente, el cuerpo no va a poder depurarse como es debido. Este es el problema que suelen tener las personas veganas, o crudiveganas, que, por lo general, al cabo del tiempo suelen tener problemas de salud debido a esa gran cantidad de toxinas circulando por su organismo y que acaban provocando lo que se conoce como “enfermedad latente”.

No obstante, también es muy recomendable, en la medida de lo posible, llevar a cabo un breve ayuno de uno o dos días, de forma que permitamos al organismo realizar un reinicio, con el que logre eliminar aquellas toxinas que aún pudieran permanecer en nuestro cuerpo.

Con todo lo anteriormente expuesto, no queremos decir ni muchos menos que no haya que comer fruta y verdura, al contrario, estos son alimentos de una gran calidad para nuestra salud, y son el modo más eficiente para favorecer la depuración de nuestro organismo siempre que se consuman crudos; pero hay que comprender la importancia de dar el tiempo necesario para que el cuerpo haga sus funciones de eliminación, y para ello, el ayuno intermitente es esencial.

Para conocer más en profundidad cuáles podrían ser los horarios más óptimos para llevar a cabo el ayuno intermitente, recomendamos visualizar el siguiente vídeo donde se dan una serie de pautas muy interesantes: https://youtu.be/sXFRzPbKKdQ En cualquier caso, desde Solnaturaleza recordamos que antes de llevar a cabo ningún tipo de ayuno, hay que consultar con un profesional que nos asesore y nos indique el mejor modo de realizarlo.

Posted by on mayo 26, 2019