INTESTINO PERMEABLE, ¿ALIMENTOS BENEFICIOSOS?

INTESTINO PERMEABLE, ¿ALIMENTOS BENEFICIOSOS?

La permeabilidad intestinal es un problema que ocurre cuando los poros de absorción del intestino se han dilatado hasta tal punto, que empiezan a entrar al torrente sanguíneo sustancias que no son adecuadas para el cuerpo o que son demasiado grandes.

Plato de barro con chucrut sobre una mesa de madera blanca.
El chucrut es un probiótico excepcional, muy beneficioso para la salud.

Todo intestino tiene unos poros que están conectados con nuestro sistema linfático o sistema circulatorio; a través de estos poros, los nutrientes de lo que comemos van a pasar a la sangre, para posteriormente ser transportados a las células. Los únicos alimentos que no van a la sangre, sino que van a los conductos linfáticos, son las grasas y algunas proteínas.

Un síntoma muy claro de la permeabilidad intestinal es el estreñimiento, ya que el agua es absorbida por los poros en el colon y de ahí la sequedad en las heces.

La cuestión es que, con un intestino irritado, nos podemos encontrar con problemas y daños de diversa índole, incluyendo problemas a la hora de absorber minerales y nutrientes.

¿QUIENES SON LOS CAUSANTES DE DAÑAR NUESTRO INTESTINO?

Los principales causantes no son realmente los alimentos, son los antibióticos, los corticoides, los anticonceptivos, los antidepresivos… de ahí la gran importancia de leer los prospectos de estos medicamentos.

También están la quimioterapia y la radiación, así como los metales pesados y otras sustancias químicas que respiramos, o aquellas que acompañan a los alimentos que comemos y bebemos, y que posteriormente pasan a la sangre, provocando a largo plazo efectos muy perjudiciales para nuestra salud.

El intestino permeable, acaba provocando un desequilibrio en la flora bacteriana que puede llegar a derivar en problemas como la candidiasis, o en situaciones en las que alimentos como la fruta o los hidratos de carbono nos sienten mal.

La flora bacteriana es esencial para nuestra salud y para nuestro equilibrio; se trata de un microscópico e increíble ecosistema que se autorregula y que es imprescindible para la correcta síntesis de determinados compuestos.

Por esto, como en todo, lo ideal sería prevenir, evitando consumir elementos perjudiciales para nuestro intestino y para nuestra flora, así como fortalecerlo empleando productos con colágeno y elastina o glutamina para que los tejidos se fortalezcan.

Aunque sabemos que esto no siempre es posible de llevar a cabo, y dado el estilo de vida de la sociedad actual, no es extraño acabar padeciendo problemas de intestino como el que nos ocupa en el presente artículo.

¿COMO PODEMOS SOLUCIONAR ESTE PROBLEMA?

Lo primero es tomar conciencia de todo lo anteriormente expuesto, y dejar de consumir todas estas sustancias, dejar de hacer uso de salsas y prestar mucha atención a las mezclas de alimentos.

A partir de ahí, el segundo punto consistiría en recuperar el tejido intestinal reestableciendo los microorganismos que viven en el intestino, devolviendo así el equilibrio a la flora bacteriana.

Para muchos, el kéfir, el chucrut, la kombucha, el yogurt o el requesón, son algunos alimentos que resultan muy beneficiosos para cumplir con esta importante labor restauradora.

Sin embargo, desde Solnaturaleza, si tuviéramos que elegir un alimento de esa breve enumeración que hemos realizado, sin duda elegiríamos el kéfir y el chucrut, al ser este último, además, un gran probiótico muy sencillo de hacer en casa por medio de la fermentación de una col durante varias semanas, pudiendo añadir en el proceso zanahoria u otros vegetales.

También puede comprarse en supermercados si no se quiere o no se sabe preparar, pero en este caso se trataría de un producto pasteurizado, por lo que, desde nuestro punto de vista, siempre sería mucho más efectiva la opción natural que es la que podemos preparar por nosotros mismos.

Por otro lado, encontramos la kombucha, que es un té proveniente del lejano Oriente, en concreto de países como China, Japón o Corea. Este té se consigue por medio de la fermentación de una colonia microbiana gelatinosa conocida en la antigüedad como “hongo de la inmortalidad” u “hongo del té”. Precisamente, al tratarse de un té, contiene teína, teofilina y teobromina, unos alcaloides que para las personas que tienen permeabilidad intestinal no son recomendables ya que no deben tomar excitantes. En cuanto al yogurt y al requesón, en nuestra opinión no serían muy recomendables al tratarse de dos productos lácteos; y es que, como ya hemos comentado en otros artículos, los lácteos no son tan beneficiosos para la salud como nos suelen contar.

Posted by on julio 9, 2019