ACEITES PARA COCINAR: ACRILAMIDAS Y OTROS VENENOS…

ACEITES PARA COCINAR: ACRILAMIDAS Y OTROS VENENOS…

En este artículo vamos a hablar sobre los aceites y grasas, explicando cuáles son mejores y cuáles peores para cocinar; pero, sobre todo, vamos a comentar lo perjudicial que es para nuestra salud el calentamiento de los aceites a la hora de cocinar.

A mayor temperatura, los aceites generan unas sustancias cancerígenas llamadas acrilamidas

¿Por qué decimos que calentar los aceites es malo para nuestro organismo?Porque cuando el aceite se calienta, ya sea al freír o al cocer, se desnaturaliza perdiendo sus nutrientes. Si, además, en ese aceite cocinamos alimentos, sus proteínas, ya sean vegetales o animales, reaccionarán al calor generando sustancias potencialmente cancerígenas como la acrilamida.

Esta sustancia es tan peligrosa que, en el año 2002, la Agencia Alimentaria de Suecia reveló que la acrilamida está presente no sólo en productos alimenticios como las patatas fritas, el pan, los cereales para el desayuno, la bollería o las galletas, sino que también se encuentra en el humo del tabaco y en diversos procesos industriales.

Desde entonces, las agencias sanitarias de todo el mundo han lanzado serias advertencias sobre este carcinógeno humano. De hecho, existe una ley europea que obliga a reducir los niveles de esta sustancia en los alimentos, ya que, según la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de padecer cáncer debido a la acrilamida es muy elevado.

Sabiendo esto, es preferible que cuando calentemos un alimento, le demos vuelta y vuelta en la sartén sin demasiado aceite y sin que esté demasiado caliente, o bien, hacerlo a la plancha o recurrir al horno.

En cuanto a los vegetales, nuestra recomendación es consumirlos crudos en la medida de lo posible, evitando así la pérdida de valiosos nutrientes para nuestro organismo y la aparición de las acrilamidas por un exceso de temperatura en su cocinado.

¿QUÉ ACEITES SON LOS MEJORES Y CUÁLES AGUANTAN MEJOR EL CALOR?

Geográficamente, en España se utiliza mucho el aceite de girasol refinado, mientras que en los Estados Unidos y en Sudamérica, recurren al aceite de maíz, también refinado. Por otro lado, tenemos el aceite de Ghee, que se trata de una mantequilla clarificada y que forma parte de la dieta ayurvédica, propia de países como la India y Bangladés, pero que no se debe exponer a una temperatura muy alta.

Queremos recordar que en Solnaturaleza creemos que siempre y cuando un aceite sea ecológico u orgánico, sobre todo si se consume en crudo, es bueno. Si esto no es así, en muchos casos nos vamos a encontrar con aceites refinados, que ya de por sí no son beneficiosos por su excesivo procesado; pero es que, si además los exponemos a altas temperaturas, se convertirán en un aceite doblemente perjudicial para el organismo.

Es por eso que de manera reiterada recomendamos no calentar los aceites; si necesitamos cocinar un alimento, podemos añadir el aceite crudo después, evitando así riesgos y problemas futuros.

Si llegado el caso no queda más remedio que freír o cocer el alimento, dentro de la gama de aceites que existen en el mercado, queremos destacar que los que mejor aguantan las altas temperaturas son el aceite de palma, el aceite de oliva y el aceite de coco, mientras que los que aguantan menos calor son los aceites de girasol, maíz, soja y colza.

En cuanto a los peores aceites en este sentido, tenemos que tener en cuenta algo que se llama “humo”. Cuando freímos algo a una temperatura muy alta, debemos fijarnos en el humo que despide, ya que éste se trata de un indicador claro de que hay un deterioro grave del aceite, que nos muestra la presencia de sustancias tóxicas como el CO (monóxido de carbono) o las acrilamidas que pueden resultar muy dañinas para nuestra salud.

En resumen, en la sociedad actual, las personas llevamos a cabo unos hábitos alimenticios equivocados, ya que deberíamos alimentarnos como los animales en la naturaleza, sin ningún tipo de calentamiento y en crudo, ya que de esta manera vamos a evitar padecer cáncer y muchos otros problemas.

Por lo tanto, esperamos que toda esta información sirva, para que hagamos un cambio de hábitos y comencemos a alimentarnos mejor, modificando nuestra forma de cocinar los alimentos. Esto va a suponer una mejoría en nuestra salud, y puede servir de ejemplo para enseñar a otras personas contribuyendo a mejorar el día a día y la salud de muchas personas.

Posted by on agosto 27, 2019