PERSONAS TÓXICAS, 10 SEÑALES PARA APRENDER A DETECTARLAS

PERSONAS TÓXICAS, 10 SEÑALES PARA APRENDER A DETECTARLAS

Las personas tóxicas son aquellas que, de manera paulatina, hacen daño a aquellos que les rodean, pudiendo causarles depresión, ansiedad e incluso que se sientan inseguros, incapaces, incómodos o confundidos. Este tipo de personas van a afectar gravemente a los demás desde el punto de vista emocional.

Las personas tóxicas o supresivas, de un modo u otro, afectan anímicamente a las personas que están junto a ellas.

A todos en alguna ocasión nos ha ocurrido que estando con una persona, hemos comenzado a sentir malas energías y no saber el motivo. Pues bien, es muy probable que esto sea debido a que se trataba de una persona tóxica.

A continuación, vamos a formular 10 preguntas que nos servirán para averiguar qué personas son tóxicas o supresivas, y que de algún modo están afectando a nuestro estado anímico.

  1. ¿Hay alguna persona que no nos valore o que nos haga sentir pequeños?

Si en alguna ocasión, mientras se conversa en un grupo de personas, una de ellas no nos mira o no se dirige a nosotros en ningún momento, estamos ante una situación que puede hacernos sentir incómodos, menospreciados o infravalorados. Es muy posible que estemos ante una persona tóxica, que se cree por encima de los demás, y que puede llegar a afectarnos a nivel emocional, mental y anímico.

Cuando esto sucede, nuestro organismo se va a desequilibrar a través del sistema endocrino y van a surgir problemas de salud, que podrían manifestarse en forma de ansiedad, depresión o confusión entre otros.

  • ¿Hay alguna persona en nuestro entorno que no apoye nuestras ideas, ilusiones y metas?

Si existe alguien a nuestro alrededor que no nos apoya, que no nos comprende, que nunca nos da la razón y que es capaz de hundir nuestras ilusiones y nuestros objetivos, estamos ante una persona tóxica. Para entender esto podríamos poner el ejemplo de una persona envidiosa, que en todo momento lo que va a querer es que los demás no triunfen, que fracasen.

  • ¿Hay alguna persona en nuestro entorno que sea muy negativa?

A veces, nos encontramos con personas que son negativas, y que, aunque no lo hagan “adrede”, simplemente son así: son negativas por naturaleza. Son portadores de malas noticias y todo lo ven mal, en definitiva, son pájaros de mal agüero. Con este tipo de conductas no es posible sentirse cómodo ni encontrarse bien. En cambio, todo es diferente, cuando hablas con una persona que te cuenta cosas positivas, bonitas y bellas, y no te comenta nada malo o negativo…

Un ejemplo muy claro de cómo la negatividad puede llegar a anularnos como personas es el de los medios de comunicación; ya sea prensa, radio o televisión, siempre dan malas noticias, todo es siempre negativo. Toda esta negatividad es supresiva, hace daño.

  • ¿Hay alguna persona en nuestro entorno que siempre nos lleve la contraria o que no aprecie nunca lo que decimos?

Cuando alguien en todo momento hace todo lo que está en su mano para rebatir nuestros argumentos, bombardeando nuestras ideas o propuestas, estamos ante una persona tóxica, que no valora ni aprecia lo que hacemos o decimos, y que a la larga va a minar nuestra moral y nuestra autoestima.

  • ¿Existe alguna persona en nuestro entorno que es soberbia y siempre quiere tener razón?

Estamos hablando de personas que carecen totalmente de humildad y que quieren o creen tener la razón siempre.

Esto es algo bastante frecuente, y es que a muchas personas nos ha ocurrido en algún momento de nuestras vidas: siempre hay una fase por la que hemos pasado en la que creemos que lo sabemos todo… Este tipo de actuación es tóxica, y por lo tanto también podemos decir que es supresiva.

  • ¿Hay alguna persona en nuestro entorno que sintamos que no nos escucha o comprende?

Cuando hay una comunicación entre dos personas, una es el emisor y la otra es el receptor de ese mensaje, y cuando se recibe un mensaje es muy importante hacerle saber al otro que se ha recibido. Es por eso que, cuando una persona no nos escucha, que incluso no nos mira a la hora de conversar y que ni siquiera mueve la cabeza para expresar “te he entendido” o “lo comprendo”, está comportándose de una manera tóxica.

Todos en algún momento hemos tenido alguna actitud similar, lo que no quiere decir que automáticamente ya seamos personas tóxicas; sin embargo, debemos analizar este tipo de comportamientos para evitarlos, ya que sin darnos cuenta podemos estar haciendo mucho daño a otras personas, provocando que no se sientan querida ni valoradas. Del mismo modo, sabiendo esto, seremos capaces de hacer que nos afecte menos cuando alguien se comporte así con nosotros.

  • ¿Hay alguna persona que nos causa problemas a menudo?

Durante nuestra vida, nos habremos encontrado en ocasiones con personas que siempre están envueltas en problemas. No importa que sea un amigo, un compañero de trabajo, un familiar o un vecino, cuando estamos cerca de personas que siempre se encuentran metidos en líos o en discusiones, es evidente que, aunque muchas veces estas cosas no nos afecten directamente, estar cerca de ellos va a generar un malestar en nosotros.

  • ¿Alguna persona absorbe nuestra atención o nos arrebata la energía?

Nos referimos a personas que no dejan hablar a los demás, que nunca dejan participar y que en todo momento demuestran que su opinión es la única que cuenta. A nadie le gusta estar con personas así, ya que son individuos que nos agotan anímica y mentalmente, y que, en definitiva, acaban con nuestra energía. No necesariamente van a ser malas personas, pero es evidente que con su comportamiento van a afectarnos.

  • ¿Hay alguna persona en nuestro entorno que nos causa malestar o preocupación?

Se trata de personas que son por naturaleza irresponsables o con un nivel de responsabilidad muy bajo. Estas personas tienden a realizar acciones que provocan que aquellos que están a su alrededor tengan que vivir en un constante estado de alerta y de preocupación, intentando evitar que se metan en problemas u ocasionen molestias a los demás.

  1. ¿Hay alguna persona en nuestro entorno que cuando está cerca de nosotros, nos hace sentir mal y no sabemos el motivo?

Esto es como una percepción, es algo que sentimos… es algo que no se ve, no se huele, pero que se percibe en el ambiente. Habría que saber cómo es la vida de esa persona, ya que lo único que sabemos es que hay algo que nos hace sentir mal cuando estamos cerca de ella. Es algo que no tiene explicación, y que está dentro de lo que podemos llamar universo espiritual, porque realmente no tiene ninguna explicación física.

Después de leer todo esto, quizás muchos hayan pensado: “Yo soy tóxico”. El que lo haya hecho, puede estar tranquilo, no es una persona tóxica, ya que el individuo que es verdaderamente tóxico, no es capaz de evaluar o analizar que lo es.

Cuando uno se hace estas preguntas para comprobar si tiene o ha tenido en su entorno personas tóxicas, seguramente haya algún nombre que se haya repetido en su cabeza más de tres veces… ese nombre es sin duda el de una persona tóxica. Esto es como un salvavidas, porque cuando nos relacionamos con personas tóxicas, su objetivo es acabar con los demás; solo hay que recordar que los manicomios están llenos de personas que no son tóxicas, sino que son las víctimas de éstas…

Cuando una persona padece problemas emocionales como depresión, ansiedad, confusión o falta de autoestima, está aletargada o pierde su personalidad, es muy posible que sea debido a que tiene una persona tóxica a su lado.

Con este artículo hemos querido mostrar los diferentes tipos de personas tóxicas que puede haber a nuestro alrededor, y dejar claro que muchas veces, actúan con tal sutileza, que no es tan fácil detectarlas, por lo que esta información puede resultar muy útil.

Posted by on diciembre 1, 2019