LA VERDAD TRAS EL COVID-19: MÁS ALLÁ DEL MIEDO

LA VERDAD TRAS EL COVID-19: MÁS ALLÁ DEL MIEDO

El Coronavirus no es algo reciente, es un virus conocido desde hace muchos años. Basta con observar las etiquetas de determinados productos que se venden en países como Estados Unidos en cuyas indicaciones aparece la palabra “Coronavirus”. Un ejemplo de esto es el Clorox, un producto que no se vende en España.

Mujer preocupada, agobiada, atemorizada.
El miedo provoca que nuestras defensas bajen y estemos más expuestos ante las enfermedades.

Al igual que otros virus relacionados con la gripe, como la “Influenza” o el “Rinovirus”, el “Coronavirus” tiene millones de años, pero es descubierto en los años 60. Recibe su nombre por su forma de esfera llena de salientes, similar a la forma de algunas plantas que hay en la naturaleza y que se pegan a los calcetines o pantalones cuando pasas cerca.

Para poder combatir a los virus y a las bacterias, nosotros debemos tener nuestro organismo preparado, igual que lo tienen los demás seres vivos en la naturaleza.

EL NUEVO SIGNIFICADO DE PANDEMIA

Una pandemia es una expansión de un virus o bacteria a nivel mundial y que provoca un determinado número de muertes.

En 2009 se cambió la definición de pandemia, considerando como tal la aparición de un microorganismo en dos países, aunque no existan las muertes. Este cambio es importante conocerlo, ya que en el momento que se cambia esta definición, lo que antes no se consideraba pandemia, automáticamente se convierte en ella, generando una situación de pánico en la población.

LA CAMPAÑA DEL MIEDO Y DE LA DESINFORMACIÓN

Sirviéndose de esta nueva definición y apoyándose una vez más en los medios de comunicación, muchos gobiernos mundiales han calificado la situación que estamos viviendo como una pandemia mundial y han confinado a la población en sus hogares de la noche a la mañana.

Estos medios, siempre al servicio de los gobiernos y no de los ciudadanos, durante esta crisis han continuado con su habitual e incasable labor de transmitir malas noticias, centrando todos sus esfuerzos en generar y promover una campaña de terror en la que no se hable de otro tema que no sea el virus, sus síntomas, las muertes que está provocando y de las medidas gubernamentales para frenar su expansión.

Es sabido por todos e ignorado por muchos, que cuando una persona tiene miedo, sus defensas bajan y es más susceptible de enfermar. Imaginemos entonces qué puede suceder cuando se mantiene a todo un país en una situación de tensión, preocupación y temor constantes…

Con todo esto que está ocurriendo, se hace muy difícil no pensar en la cantidad de muertes que se producen por otras muchas causas y por las que no se ha realizado una campaña mediática como sí ha ocurrido con el Covid-19.

ALGUNAS DE LAS PRINICIPALES CAUSAS DE MUERTE AL AÑO

A continuación, vamos a enumerar una serie de datos relacionados con algunas de las principales causas de muerte en la sociedad actual, y que no han sido magnificadas hasta el punto de alarmar a toda la población mundial.

En el mundo mueren por gripe alrededor de doscientas cincuenta mil personas; por tuberculosis, más de un millón y medio de personas; la neumonía acaba con las vidas de más de tres millones de personas y si hablamos de las muertes por cáncer, la cifra se dispara a los ocho millones de personas.

Tampoco podemos olvidarnos de los muertos en el mundo por tabaco, por alcohol o por accidentes de tráfico, con cuatro, dos y tres millones respectivamente.

Por último, pero no por ello menos importante, podemos mencionar las muertes derivadas por los problemas de contaminación ambiental que suceden en los principales núcleos urbanos de los países a lo largo y ancho del globo. Millones de personas padecen enfermedades respiratorias y mueren debido a esta grave problemática.

Los medios de comunicación no se hacen eco de todas estas preocupantes cifras. No alarman ni atemorizan a la sociedad del modo en que lo están haciendo con el tema del “Coronavirus”.

De este modo, podría surgirnos las preguntas: “¿qué está sucediendo realmente con el Covid-19?, ¿qué intereses subyacen tras toda esta campaña mediática?, ¿por qué se están tomando medidas tan dispares dependiendo de cada gobierno?

Poniéndonos en modo conspiranoico, cabría pensar que todo esto se ha creado como algún tipo de experimento para comprobar el comportamiento de la población ante una situación así, o que incluso se ha realizado como excusa para introducir algún tipo de cambio económico, social o geopolítico.

LA IMPORTANCIA DE ESTAR DESPIERTO

Como los medios de comunicación nunca dejarán de transmitir malas noticias, cumpliendo las funciones para las que fueron creados (desinformación, difusión del miedo, control de masas, etc.), tenemos que lograr estar despiertos ante las informaciones que recibamos de ellos, siendo capaces de comprender que todo lo que nos cuentan, o al menos, cómo nos lo cuentan, no tiene que ser necesariamente una verdad absoluta. En la medida de lo posible, debemos alejarnos de estas malas noticias, aprender a pensar por nosotros mismos, llegando a nuestras propias conclusiones, para no permitir que nos invada ni la desesperación ni el pánico. De esta forma, estaremos preparados y seremos lo suficientemente fuertes para afrontar las posibles enfermedades.

Posted by on mayo 9, 2020