Ir directamente al contenido

Síguenos

ENVÍO GRATIS DESDE 120 € (ESPAÑA PENINSULAR)

SIBO: Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado

SIBO: Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado

Introducción:

El SIBO (Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado) es una condición gastrointestinal en la que se produce un aumento excesivo de bacterias en el intestino delgado. Estas bacterias, que normalmente se encuentran en el intestino grueso, migran hacia el intestino delgado, donde su proliferación puede causar una variedad de síntomas y afectar la absorción de nutrientes. En este documento técnico, exploraremos las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento del SIBO.

Causas del SIBO:

El SIBO puede ser causado por diversos factores que afectan la motilidad intestinal y el equilibrio bacteriano. Algunas causas comunes incluyen:

  • Disfunción motora: Trastornos que ralentizan el movimiento de los alimentos a través del intestino delgado, como el síndrome del intestino irritable (SII) o la enfermedad de Parkinson.
  • Obstrucción intestinal: Puede permitir el estancamiento de bacterias y su crecimiento excesivo.
  • Falta de ácido estomacal: El ácido estomacal ayuda a matar bacterias, por lo que una disminución en su producción puede contribuir al SIBO.
  • Uso prolongado de antibióticos: Puede alterar el equilibrio bacteriano normal en el intestino.
  • Anatomía anormal del intestino: Anomalías anatómicas que favorecen la acumulación bacteriana.

Síntomas del SIBO:

Los síntomas del SIBO pueden variar y a menudo se superponen con otras afecciones gastrointestinales. Algunos síntomas comunes incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Gases excesivos
  • Diarrea o estreñimiento
  • Dolor abdominal y cólicos
  • Fatiga y debilidad
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Deficiencias nutricionales

Diagnóstico del SIBO:

El SIBO puede ser difícil de diagnosticar debido a la variabilidad de sus síntomas y a la necesidad de pruebas especializadas. Algunos métodos de diagnóstico comunes incluyen:

  • Test de Hidrógeno en Aire Espirado: Se mide la cantidad de hidrógeno y/o metano producida por las bacterias en el intestino después de ingerir una solución de lactulosa o glucosa.
  • Aspirado de Intestino Delgado: Procedimiento invasivo que implica la recolección de muestras bacterianas del intestino delgado durante una endoscopia o enteroscopia.

Tratamiento del SIBO:

El tratamiento del SIBO generalmente implica abordar tanto los síntomas como las causas subyacentes. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Antibióticos: Se pueden recetar antibióticos específicos para reducir el crecimiento bacteriano en el intestino delgado.
  • Probióticos: Pueden ayudar a restablecer el equilibrio bacteriano en el intestino grueso.
  • Cambios en la dieta: Se pueden eliminar ciertos alimentos fermentables que pueden alimentar las bacterias en el intestino.
  • Medicamentos para la motilidad intestinal: Ayudan a mejorar el movimiento de los alimentos a través del intestino.

Conclusiones:

El SIBO es una condición gastrointestinal compleja que requiere un enfoque integral para el diagnóstico y tratamiento adecuado. Si se sospecha de SIBO o si se experimentan síntomas gastrointestinales persistentes, se debe buscar la orientación de un profesional de la salud, como un gastroenterólogo o nutricionista, para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado.

Este documento técnico proporciona información general sobre el SIBO y no debe considerarse como consejo médico. Cada caso es único y requiere una evaluación individualizada por parte de un profesional de la salud calificado.